Ben Olsen asume el reto del D.C. United

Tras cumplir como DT interino, estratega se adueña de la posición

WASHINGTON- Cuando Ben Olsen llegó al D.C. United procedente de la Universidad de Virginia en 1998 y se encontró con un equipo plagado de estrellas internacionales que ese año buscaban su tercera corona consecutiva en igual número de temporadas de la MLS, todo lo que traía eran sus habilidades como mediocampista y una maleta cargada de sueños que cumplir en el fútbol, incluido el de un día llegar a dirigir.

Doce temporadas después, con una sola cumplida desde que se retiró como jugador, y sin más experiencia como entrenador que los dos meses y medio que sirvió como encargado de la dirección técnica del United en la recién finalizada campaña, “el club de sus grandes sueños”, como él mismo lo definió, le asignó la nada envidiable misión de dirigir los destinos del club en el terreno de juego a partir de la campaña de 2011.

“Es un gran reto y también una buena oportunidad aceptar esta responsabilidad como director técnico de un equipo que ha sido todo en mi vida como jugador y en el que he dado mis primeros pasos como entrenador”, dijo Olsen el pasado lunes en el Estadio RFK, instantes después de que los ejecutivos Kevin Payne, presidente, y Dave Kasper, gerente general del club, informaran oficialmente en una concurrida rueda de prensa que el ex mediocampista continuará como director técnico, pero ahora como titular.

“Este trabajo como técnico me dio la oportunidad de mantenerme unido a una comunidad que tantas satisfacciones me ha dado desde que llegué aquí en 1998 procedente de la UVA. Los últimos meses han sido de sacrificio pero también una bendición porque gracias a los esfuerzos que hemos tenido que hacer para corregir el camino del club he podido aprender más rápido esta profesión”, agregó Olsen quien luego de comenzar la campaña 2009, su primera en el retiro, como asistente del ex técnico Curt Onalfo, fue designado para completar la maltrecha ruta de la plantilla en la última temporada, la peor en la historia del D.C. United.

“Reconozco que tengo muchas cosas por aprender pero conozco a este grupo de jugadores, sé del inmenso talento y juventud de los que disponemos y mi gran misión será ensamblar una plantilla ganadora que reúna este talento con los nuevos jugadores que llegarán”, continuó.  “Quiero que hagamos del United el equipo ganador que siempre fue y en el que todos tengamos un alto compromiso de responsabilidad e identificación con los objetivos del club”, destacó Olsen, quien jugó once temporadas como mediocampista y contribuyó con la conquista de las copas de la MLS de 1999 y 2004.

La meta no será nada fácil para Olsen y sus pupilos por la alta competitividad de la MLS que sigue creciendo en clubes y calidad de juego a pasos agigantados.

“Estoy consciente de que necesitamos rematadores de calidad y defensores que sean líderes y que se puedan concentrar en el juego por noventa minutos. Es un largo camino por recorrer”, reconoció Olsen quien insistió en que éste “no es un proceso que se va a dar de un día para otro”.

En su época de jugador, Olsen integró dos veces el Equipo de Estrellas de la MLS (1998 y 1999), fue nombrado el Novato del Año de la MLS en 1998, Jugador Más Valioso de la Copa MLS (1999), Humanitario del Año USSF (2003) e integró el Once Ideal de la MLS en el 2007. También jugó con las selecciones olímpica y de mayores de EE.UU. en el Mundial de Alemania 2006, logros que hablan por sí solos sobre el trabajo del ex jugador en el terreno de juego.

Sobre la forma en que sus jugadores se ganarán un puesto en la formación titular, Olsen reiteró que cree en la “competencia diaria como la mejor manera de tener éxito” y adelantó que “el compromiso, la lealtad por la camiseta y la pasión por el juego estarán de regreso al D.C. United” a partir de la temporada 2011.

Según el presidente del club, Kevin Payne, la decisión de nombrar a Olsen “no se gestó de la noche a la mañana” y aclaró que se entrevistó “con al menos seis candidatos con credenciales suficientes y serias aspiraciones para dirigir al club” pero que al final todas las consideraciones sobre lo más conveniente para los intereses del club los llevaron a decidirse por Ben.

“Estuvimos discutiendo esta decisión por mucho tiempo y entrevistamos a varios candidatos muy cualificados”, dijo Payne.  “Mientras más hablábamos sobre las cualidades que buscábamos en el próximo técnico del D.C. United, más venía a la mente Ben Olsen como el candidato para esta posición, a pesar de nuestros previos comentarios sobre el asunto. Finalmente quedamos convencidos de que el compromiso de Ben, su inteligencia y el conocimiento de lo que significa ser parte del D.C. United es más valioso que su limitada experiencia como técnico. Estamos confiados que hará una excelente labor”, concluyó Payne.