#DCU always comes out swingin' when Philly is in town. Don't miss #DCvPHI on September 27: http://t.co/FI7jzRc6Bq pic.twitter.com/qrzWgHiMCk

Un triunfo salvador para Onalfo y el United

D.C. puso fin al peor inicio de temporada de su historia

WASHINGTON -- Cuando un club como el D.C. United no encuentra la fórmula para ganar en una liga que en el pasado dominó a su antojo, seguramente que buscará la reactivación con variantes en su nómina que pongan en el terreno a jugadores con mayor determinación y ansias de gol.

Bajo esa filosofía salió la plantilla que dirige Curt Onalfo para enfrentar este miércoles en el Estadio RFK a los Wizards, al tiempo de que un portero novato como Bill Hamid (cinco atajadas) y un veterano delantero como el australiano Danny Allsopp (dos goles) le respondieron a la confianza para guiar al equipo capitalino a su primer triunfo de la campaña 2010.

“Se defendió extremadamente bien para ser un chico de 19 años de edad”, dijo Onalfo en relación a Hamid, quien se convirtió en el arquero más joven de la MLS en ganar un partido.

El estratega local sabía que sólo una disposición como la que mostraron sus dos jugadores estelares de la noche, además del aporte de hombres como Adam Cristman, Clyde Simms y hasta el salvadoreño Christian Castillo, podría ayudarlos a salir de la racha perdedora, la peor en la historia del club para un arranque de temporada.

“Adam (Cristman) en un gran trabajador y Allsopp es un excelente definidor que marcó dos goles, pero han podido ser fácilmente tres”, comentó el técnico.

D.C. United no sólo dejó a Troy Perkins, Santino Quaranta y Andy Najar en la banca, sino que plantó un nuevo estilo de juego con una formación diferente a su partido anterior y una filosofía más cautelosa a la hora de defender.

“Gastamos mucha energía en nuestros tres primeros partidos en casa (derrotas ante New England Revolution, Chicago Fire y Red Bulls) y hoy salimos con un planteamiento más conservador. Tuvimos cuatro juegos en diez días y eso no es fácil para ningún club, pero ahora al menos tenemos marca de 1-5 y seguiremos tratando de encontrar maneras de seguir mejorando”, concluyó Onalfo.

Hamid coincidió con su entrenador y reconoció que puso toda su voluntad al servicio del club y luchó con sus compañeros durante los 90 minutos para preservar el triunfo.

“El profe me dijo ayer que estuviera preparado y concentrado porque iba a iniciar el partido”, recordó. “Estoy feliz de haber jugado bien porque éste es mi trabajo y además pude ayudar al club”, agregó.

A su turno, Allsopp comentó que ya ha jugado junto a Cristman algunas veces y que le gusta porque “trabaja increíblemente fuerte y eso es algo que es bueno para mí”.

“Él me dio el pase para mi primer gol y logramos un buen entendimiento que fue complementado por el esfuerzo de todo el equipo para lograr finalmente una victoria”, dijo el australiano.

Por su parte, Clyde Simms aseguró que el triunfo no lo sorprendió porque, según él, ya estaban cerca de lograrlo.

“Creo que tenemos un buen equipo aunque el récord no lo demuestre, pero esta noche encontramos la manera de jugar 90 minutos sin desmayar y ganamos el partido”, aseguró el mediocampista. Es cierto que el United jugó mejor pero fue afortunado de ir ganando por dos goles porque aceptó un tanto de Kei Kamara en el último minuto de juego.

En el vestuario de los Wizards los jugadores mostraban caras de decepción, una frustración que fue bien expresada por el volante hondureño Roger Espinoza.

“Tuvimos un mal comienzo y al final cuando quisimos regresar por el empate nos fue muy difícil”, dijo el volante catracho, que consideró que no fueron sorprendidos por el rival porque “fuimos nosotros los que nos equivocamos. No tuvimos el empuje necesario ni la dinámica del partido y eso nos perjudicó mucho”.