#DCU always comes out swingin' when Philly is in town. Don't miss #DCvPHI on September 27: http://t.co/FI7jzRc6Bq pic.twitter.com/qrzWgHiMCk

No hay mal que dure cien años para el United

Los capitalinos deben empezar a ganar para salvar su temporada

WASHINGTON -- Una nueva oportunidad de empezar a revertir el pésimo arranque de  temporada tendrá el D.C. United cuando este miércoles reciba en el Estadio RFK a los Wizards.


Con cinco derrotas en sus primeras cinco presentaciones de la presente campaña emelesera, el elenco capitalino está atravesando por el peor inicio de campeonato de su historia. Todo comenzó mal en la jornada inaugural del pasado 27 de marzo, día en que los dirigidos por Curt Onalfo fueron goleados 0-4 en Kansas City. Frente al mismo rival, pero en su sede, intentarán dar vuelta este momento difícil e incierto.


A pesar de que jugadores jóvenes como el costarricense Rodney Wallace y el salvadoreño Christian Castillo son bien optimistas y no analizan las cosas en profundidad, un veterano como el boliviano Juan Manuel Peña sí reconoce que hace falta una actitud diferente en el terreno de juego.


“Cada día es diferente y en cada partido tenemos que salir con más ganas”, dijo Wallace.


Obviamente, hay una total frustración entre los miembros del plantel, pero a juzgar por sus comentarios mantienen esperanzas de salir pronto de esta crítica situación.


Cinco derrotas equivalen a un sexto de los partidos programados para la temporada regular, incluidas los tres descalabros en el RFK, donde por ser el local el equipo está supuesto a asegurar los tres puntos, o al menos uno con un empate. Sin embargo, el United ha regalado nueve puntos en su casa, sin sumar ninguno.


“Tenemos que estar positivos pero no podemos desmayar. Sabemos que las cosas no están bien pero hay que mejorar”, reiteró el tico, que evidentemente no ha lucido igual en la línea final adonde lo movió Onalfo, luego de una sobresaliente actuación como carrilero derecho en el medio campo durante su temporada de novato en 2009.


Mientras, Peña es más veterano y ha visto mucho más fútbol a nivel internacional, principalmente en la Primera División de España.


“Aquí los equipos vienen y aprovechan sus oportunidades de gol y luego se meten atrás a defender sin importarles nada más. Eso es lo que nosotros estamos supuestos a hacer pero no lo hacemos”, dijo el ex seleccionado altiplánico. “Cuando uno mantiene la portería en cero es cuando más seguridad se tiene”, agregó.


“Eso es lo que han hecho todos los equipos que nos han ganado y nosotros deberíamos ser más conservadores en ese sentido”, concluyó.


Castillo, por su parte, marcó un gol ante FC Dallas por la Copa Abierta y la fecha pasada ante Red Bulls, que se impuso 2-0, al menos lució un poco más desenvuelto que en sus anteriores presentaciones ligueras. Joven como Wallace y con menos experiencia que Peña, el volante salvadoreño no analiza la situación más en profundidad y se limita a decir que “el equipo está tratando de hacer las cosas mejor”, asegurando además que lo personal está “trabajando fuerte para alcanzar un nivel competitivo en esta liga”.


Castillo insiste en que vino a la capital a “aportar su granito de arena al club” pero no promete que va a hacer los goles o a salvar al equipo de esta crisis.


“El equipo está remodelado, es un rompecabezas que tiene que tratar de ensamblar sus piezas lo más pronto posible para no dejar escapar más puntos, porque sabemos lo complicado que es recuperarse en una temporada de treinta partidos”, dijo.


Es cierto que la temporada poco a poco se va haciendo más corta, pero el United tendrá rápidamente esta semana la posibilidad de descontar.


“No nos queda otra, hay que ganar o ganar para después no estar lamentándonos al final de los puntos que no pudimos acumular en casa”, concluyó. “Falta mucha competencia y esperamos que ante Kansas City comencemos a recuperar”.


Según el mediocampista centroamericano, “hemos analizado bastante las diferentes situaciones del juego, permanece un buen clima de trabajo y compañerismo, y esto va a cambiar porque no hay mal que dure cien años”, concluyó, haciendo referencia al viejo adagio popular.


Sólo que Castillo omitió la segunda parte de ese popular refrán que reza “ni cuerpo que lo resista”, tal como le dirían a ellos los todavía fieles aficionados del club.