El United se tiene fe para derrotar a Red Bulls

Capitalinos están confiados tras ganar en la Copa Abierta

WASHINGTON -- En un campeonato de 30 partidos como la MLS, un triunfo quizás no signifique mucho cuando un equipo está ganando consistentemente, y si ese triunfo se logra en un torneo que se juegue en paralelo quizás su relevancia sea mucho menor.

Pero para un club como el D.C. United versión 2010, que ha perdido sus cuatro partidos de la temporada y marcha en la última casilla de la tabla de posiciones, hacerle cuatro goles y ganarle a otro club de la MLS como el FC Dallas, así sea en un clasificatorio de la Copa Abierta, tiene un enorme significado.

La plantilla capitalina llegó a su entrenamiento del jueves en el Estadio RFK con otra cara después de vencer por 4-2 al elenco texano la noche anterior para seguir avanzando en la Copa Abierta. Y si el triunfo fue importante, no menos lo fue el anuncio de que Luciano Emilio, su goleador estelar de los tres últimos años, regresaba a la plantilla.

Todos los jugadores coinciden en que este resultado a mediados de semana definitivamente les da un segundo aire para seguir adelante con la temporada emelesera que reanudan el sábado en casa contra Red Bulls.

“Esta victoria nos da confianza y nos hace saber que podemos ganar con sólo trabajar fuerte. Si jugamos en equipo y luchamos el uno por el otro, cosas buenas van a pasar”, dijo el delantero Adam Cristman, autor de dos de los cuatro tantos frente a Dallas.

El sentimiento del goleador coincide con el de su compañero Clyde Simms, quien regresó a las canchas por primera vez desde que se lesionó en la fecha inaugural.



“Cada vez que se gana un juego, sin importar cuál competencia es, cambia el ambiente en el vestuario y las prácticas y nos motiva para hacer mejor las cosas en el terreno en el siguiente partido. Dallas es un buen equipo de la MLS y este triunfo definitivamente nos reconforta y nos da confianza. Creo que puede ayudarnos a mejorar”, expresó Simas.

Un viejo conocido en el RFK, aunque pasó ocho años fuera del club, es el defensor Carey Talley, a quien el técnico Curt Onalfo le entregó el brazalete de capitán para el duelo de la Copa Abierta.

“Esos van a ser muy importantes”, dijo Talley en relación a los compromisos que vienen contra Red Bulls y Kansas City, rival del próximo miércoles.


“Contra Dallas ganamos confianza pero ahora lo que importa es Nueva York, que es uno de los mejores equipos del Este. Ellos son muy efectivos y sus delanteros son muy peligrosos. Cuando están enfrente de la portería generalmente no perdonan, tenemos que concentrarnos mucho en eso”, agregó.

Mientras, los latinoamericanos Christian Castillo, de El Salvador, y Andy Najar, de Honduras, marcaron sus primeros goles con el United esta semana. 

“En lo personal creo que con trabajo me iré adaptando y en lo colectivo nos salieron las cosas bien. Teníamos tiempo de no anotar y le marcamos cuatro goles a Dallas, algo que en lo emocional nos da mucha confianza”, dijo Castillo.

Por su parte, Najar, un joven tímido de pocas palabras, prefiere demostrar con sus acciones en la cancha lo que sabe hacer con el balón, tal como lo hizo ante el equipo texano, a cuya defensiva no se cansó de desequilibrar.

“El triunfo nos motiva a trabajar más duro para buscar mantener ese nivel de juego ante los Red Bulls”, se limitó a decir el joven catracho.