United retoma sus opciones en la Champions

WASHINGTON, D.C. -- Luciano Emilio, ganador de dos títulos de goleo en el fútbol hondureño, hizo gala de esa efectividad y con dos conquistas de excelente factura guió al D.C. United a un merecido triunfo por 3-0 sobre el club de primera división de dicho país, CD Marathón, en la Liga de Campeones de la CONCACAF.Con este resultado, logrado también con la ayuda del gol del boliviano Jaime Moreno a los 55', el equipo capitalino sumó seis puntos para alcanzar al llamado 'Monstruo Verde' en la segunda casilla del Grupo B, liderado con autoridad por el Toluca de México (12 unidades). No obstante, cabe señalar con el cuadro de la MLS goza de una mejor diferencia de goles que los catrachos.Frente a 5.280 hinchas en el Estadio RFK, los dueños de casa alinearon a Lawson Vaughn como lateral derecho, Julius James y Clyde Simms como centrales y Avery John por la izquierda, para tratar de contener los avances de Walter Martínez y Glen Brown, los dos puntas de la formación 3-5-3 con la que el técnico visitante Manuel Keosseian arrancó el partido.Sin embargo, fue el United que dio un aviso de peligro recién al minuto seis cuando Chris Pontius habilitó de cabeza a Emilio, quien inexplicablemente marró su disparo a bocajarro y le perdonó la vida al guardameta Juan Obelar.Más tarde, el ariete hondureño Carlos Mejía metió el primer susto a los locales sobre el cuarto de hora con un cañonazo que fue rechazado con un puñetazo del meta Josh Wicks.Fue entonces cuando Emilio confirmó sus intenciones de convertirse en el héroe de la noche al rematar de primera con su pierna derecha un saque de esquina, un tiro con comba que pasó rozando el travesaño por pocos centímetros.Luego, una tarjeta amarilla para Avery John a los 26' por una fuerte entrada sobre Mejía mostró la intención del árbitro principal Silvio Petrescu de que el encuentro no se le saliera de las manos, a raíz del mayor contacto cuerpo a cuerpo que empezaban a tener los jugadores de ambas plantillas por el aceleramiento en las acciones sobre el terreno.Otra vez Emilio casi abrió la lata, esta vez con un violento disparo al minuto 32 que obligó la intervención de Obelar, quien desvió al córner.Por su parte, el Marathón andaba con más pausa, sabía que un empate le favorecía porque se llevaría un valioso punto de la capital estadounidense y con siete puntos quedaba como único sublíder del sector, la que da el boleto a cuartos de final.Eso sí, Mejía era el que llegaba con mejor proyección por el equipo catracho y fue sobre la vuelta 39' cuando volvió a conectar a puerta después de una llegada con Walter Martínez, pero Wicks la volvió a sacar.A continuación, Arnol Solórzano cobró un tiro libre casi desde el borde del semicírculo central que fue tomando altura y velocidad rumbo al ángulo superior derecho de la portería local y que sólo alcanzó a desviar Wicks con un estirón.Nada más comenzar el segundo tiempo, a los 47', Emilio vio el fruto de sus constantes esfuerzos en la etapa inicial al conectar un cabezazo al palo derecho, nada que hacer Obelar para evitar el 1-0 parcial.Siete minutos después, el atacante brasileño tendría participación en la segunda anotación del cotejo, ya que habilitó a Quaranta dentro del área para que éste la tocara hacia donde entraba el suplente Moreno, sempiterno goleador del United que sin vacilar metió el segundo tanto a favor de los locales.La desventaja en el marcador obligó al estratega visitante a ingresar a Fernando Castillo y Guillermo "Pando" Ramírez (ex Los Angeles Galaxy), un movimiento destinado a inyectar mayor agilidad en la zona medular del Marathón, que igual no encontraba la fórmula para penetrar la férrea defensiva capitalina.Con veinte minutos por jugarse, el DT local Tom Soehn respondió con el ingreso de Devon Mctavish para refrescar la línea posterior y proteger la ventaja que instantes más tarde se extendió a tres. De nuevo fue Emilio, el receptor de un pase de Ben Olsen que le permitió superar a los marcadores catrachos para quedar solo frente a Obelar y cruzarle el balón por un lado de las piernas para el 3-0 definitivo.Salvo la expulsión de Moreno sobre la hora por doble amonestación, fue una noche redonda para un United que, a falta de dos fechas para el final de la fase de grupos, controla su destino en la Concachampions.Miguel Guilarte fue editor de deportes de El Tiempo Latino de Washington. Actualmente es columnista de esa publicación, redactor de la revista D.C. United Extra y colabora con sus artículos en FutbolMLS.com.