United va por un buen resultado

WASHINGTON, DC. -- D.C. United (3-1-7, 16ptos) saltará a la cancha del Estadio Gillete este sábado para enfrentar a su archirival New England Revolution (2-3-4, 10ptos.), en medio de una racha de siete partidos invicto, que lo mantiene en la segunda casilla de la Conferencia Este, a cinco puntos del líder Chicago Fire (5-0-6, 21ptos).Pero el equipo que dirige Tom Soehn, que el jueves anunció un encuentro amistoso en agosto contra el Real Madrid, está prácticamente obligado a ganar a los Revs, tanto como para comenzar a sumar triunfos que lo solidifique en los puestos de vanguardia, sino para mantenerse como escolta de Chicago sin depender de los resultados de los partidos del sábado entre Toronto y Houston y Kansas City vs. Los Angeles, respectivamente.En los enfrentamientos históricos entre ambos rivales, United ha ganado un solo partido más que Nueva Inglaterra, que no las ha tenido todas consigo en la actual temporada. Sin embargo, los capitalinos han empatado en siete de sus once encuentros y de ahí su ubicación en la tabla de clasificación que determinará los puestos a la Liguilla 2009.A pesar de que la competencia en la Conferencia Este se ha mantenido bastante pareja, el Fire ya sacó cinco puntos de ventaja a sus más inmediatos perseguidores, D.C. United, Toronto FC y Kansas City, gracias a su triunfo del jueves sobre Chivas USA, líder absoluto del Oeste y la liga en general con un récord de 7-2-3 (24 pts.) una situación que obliga a los capitalinos a traerse los tres puntos para no dejar escapar a Chicago.D.C. viene de empatar 0-0 ante el Real Salt Lake en Washington, por lo que Soehn cifrará nuevamente sus esperanzas en el tándem ofensivo que forman los goleadores Luciano Emilio, de Brasil, y el boliviano Jaime Moreno. Además, el estratega contará nuevamente con sus destacados novatos Rodney Wallace y Chris Pontius, los volantes Santino Quaranta, Fred y el armador argentino Christian Gómez, para tratar de no dejar llegar muchos balones a la línea final que encabeza el veterano Bryan Namoff.Por su parte, los Revs han echado demasiado de menos a su goleador Taylor Twellman, el verdugo del United en temporadas recientes, debido a unos dolores de cuello que no le han permitido disputar ni un solo partido esta temporada. Tan desesperado está el DT Steve Nicol por inyectarle al ataque la chispa que le ha faltado que ha ocupado como delantero al volante Shalrie Joseph. Aunque el todoterreno caribeño ha respondido, ya que lleva tres tantos en su cuenta personal, incluyendo uno frente a D.C., se nota que se siente más cómodo en el medio del campo.Ambos planteles han desarrollado una ferviente rivalidad a lo largo de los años, y los encuentros recientes, tanto en el Estadio Gillete como en el Estadio RFK, han sido no aptos para cardíacos. En su última visita a la capital, el 17 de abril, Nueva Inglaterra desperdició la ventaja que le había dado Joseph y recibió un tanto de Ben Olsen en tiempo de descuento que puso cifras finales 1-1."Siempre hemos tenido una gran rivalidad y es un equipo con el que sabemos siempre hemos tenido buenas batallas", dijo Soehn. "Pero también sabemos lo que tenemos que hacer para batir a los Revs y es un partido contra un rival de conferencia lo que le agrega más valor", comentó.Después de haberse perdido la Liguilla en 2008, el United ha puesto particular interés en los partidos contra miembros de su misma conferencia, aunque esta vez los Revs serán un hueso duro de roer por verse obligados a ganar en casa y detener su racha negativa en la que no han podido ganar en sus últimos seis encuentros.Será el segundo y último partido entre el United y el Revolution en la actual temporada, luego de haber jugado cuatro encuentros en los primeros años de la liga y tres en los últimos dos.Miguel Guilarte fue editor de deportes de El Tiempo Latino de Washington. Actualmente es columnista de esa publicación, redactor de la revista D.C. United Extra y colabora con sus artículos en FutbolMLS.com.