“El Diablo” debuta como DT de Oriente Petrolero

Sentía que estaba preparado y que era su momento. No podía decir “no”. Era la gran oportunidad de darse el gusto de dirigir a Oriente Petrolero, el club que alentó toda su vida, y mejor no podía ser su estreno en el banquillo: triunfo ante Blooming, el eterno rival, y clasificación a la siguiente fase del Play Off del campeonato boliviano. Así Marco Antonio Etcheverry dio su primer gran paso en un duro camino por conducir al conjunto “refinero” al título y a la Copa Libertadores de América del próximo año.Hacía años que “El Diablo” estaba preparándose para empezar su carrera como entrenador. La oportunidad se le presentó a principios de este año desde Ecuador, donde aceptó dirigir al Aucas, de la Serie B. Pero su ilusión en Quito se fue por la borda en poco tiempo cuando la empresa gerenciadora que lo llevó no se hizo cargo de sus responsabilidades económicas y Etcheverry terminó renunciando.“Para mi fue una experiencia de mucho aprendizaje y muy linda, pese a todas las dificultades que tuvimos para trabajar. Hace poco descendieron de categoría, pero gracias a Dios a la gente que destruyó el equipo ya la sacaron y espero que trabajen bien para que nadie más se aproveche de ese club y de la hinchada”, expresó “El Diablo” desde Santa Cruz de la Sierra, Bolivia.¿Te llegó antes de lo que pensabas la chance de dirigir a Oriente?Por ahora para mí se trata de estar bien y es una tranquilidad poder ayudar al club, eso es lo más importante. Oriente es un equipo “grande” y la gente ha sido muy cariñosa conmigo. Debutamos con un resultado positivo, más en un clásico para seguir manteniendo esa hegemonía de 15 partidos de Oriente sobre Blooming, lo que venga más adelante ya lo pensaremos con más tranquilidad…¿Cabe la posibilidad de que sigas en el club?Esa es una de las ideas, hacer un buen trabajo y poder estar trabajando ya con un contrato definitivo…¿Sólo si ganas el torneo seguirías?Exactamente.¿Cómo quedó tu relación con la directiva de D.C.?Tengo un precontrato con D.C. Si las cosas no salen como uno quiere en Oriente tengo la posibilidad de volver y trabajar con D.C. en enero, pero la idea es poder tener un proyecto lindo, grande y que se pueda cumplir acá.¿Si retornas a D.C. sería para trabajar con los juveniles?Exactamente, volver a trabajar con ellos y lo ideal sería poder ser parte de lo que es el primer equipo también…¿Aspiras a ser el técnico de D.C. en el futuro?¡Me encantaría, la verdad que me encantaría!¿Qué podrías decir del abrupto fin de temporada del United?Triste, sobre todo porque uno tiene un sentimiento especial por una institución que ha ganado mucho en 15 años… Saber que ha quedado afuera y lo que sufren los muchachos, la hinchada… Ojalá que pueda tener la posibilidad de trabajar ahí porque creo que el club sí me necesita en este momento y me gustaría hacer un gran trabajo ahí.Con menos minutos en cancha, Jaime Moreno siguió cumpliendo con goles. ¿Cómo viste su actuación?Es un jugador extraordinario y la verdad que no tendría ningún problema en seguir jugando por el talento y las ganas con las que trabaja…Hace poco visitaste D.C. para ser parte del homenaje al plantel campeón de la Copa MLS 1999. Cuéntanos alguna intimidad de ese re-encuentro…Fue lindísimo volver a ver a compañeros, un festejo bastante familiar, cuando empezamos a jugar aquella época eran muy pocos los casados y ahora están todos con niños. Ver cómo crece la familia y lo que hemos crecido nosotros, fue algo muy, muy especial y aparte quizás sea una de las últimas veces que nos podamos reunir todos los que conseguimos ese título.Aunque estás en tu tierra natal, ¿se extraña Washington?Sí, por supuesto, guardo un sentimiento muy grande para Washington y lo va a ser para toda mi vida. Aprovecho a mandarle a toda la hinchada de D.C. un abrazo cariñoso, gracias al cariño de la gente y es muy lindo comunicarme con ellos a pesar de que estoy muy lejos pero para mí es de mucho valor.Este sábado pasado, Oriente tuvo su primer traspié en los 3.700 metros sobre el nivel del mar de la ciudad de Oruro, donde cayó por 2 a 0 ante San José. Ahora el conjunto dirigido por Etcheverry está obligado a ganar este miércoles en Santa Cruz, aunque sea por un gol, para forzar los penales y que el sueño de la Libertadores siga en pie.