#DCvPHI is this Saturday. That is all. http://t.co/FI7jzRc6Bq #DCU

Química en el equipo de suma importancia para United

Aún hoy, Tom Soehn suena desconcertado por los resultados de la temporada 2008. Su equipo de D.C. United había ganado dos trofeos Supporters’ Shield consecutivos en los años anteriores, muestra de una excelencia de temporada desigualada en la historia de la MLS, y parecía natural que el club tomara algunos riesgos en eso que la competencia internacional se convertía en una rutina. Entonces United audazmente atrajo una plétora de talento sudamericano, destacados por el jugador franquicia y veterano de la Copa del Mundo Marcelo Gallardo, e hizo planes para participar en varios torneos domésticos e internacionales. Pero lo que resultó no fue una lluvia de trofeos, sino una pesadilla. Lesiones, falta de esfuerzo y pura mala suerte se unieron y producieron uno de los años más difíciles en la historia del club. “Todo eso tiene que ver – el tener buenos jugadores, tener la combinación de jugadores correcta, y mantenerse en forma”, dijo Soehn. “No lo puedo decir suficientes veces: todavía creo que tuvimos un buen equipo el año pasado. Pero no teníamos a muchos de los mismos jugadores en el campo y muchos de los jugadores importantes estaban lesionados. Eso complica la situación”. Durante el tiempo fuera de temporada, D.C. trabajó para incorporar las lecciones del 2008, una campaña que comenzó con tanta promesa y terminó sin post-temporada, sin gloria internacional, y con sólo un trofeo, el U.S. Open Cup. Gallardo, quien sufrió de lesiones durante la mayoría de la temporada, volvió a Argentina y Christian Gómez, la leyenda de United quien había sido fichado por Colorado el año pasado, fue re-adquirido y los rojinegros le pasaron la batuta de liderazgo a un jugador con un fuerte historial en la MLS. En agosto del 2004, la llegada de Gómez propulsó la trayectoria de United hacia su cuarto campeonato de la Copa MLS y en los siguientes años, su creatividad y dinamismo formaron parte íntegra del éxito del equipo. Gomez tuvo fuerte química con sus compañeros delanteros, Fred, Jaime Moreno y Luciano Emilio, y querrá volver al ritmo que mantuvo hace dos años. A los 34 años, surgen dudas sobre su nivel físico y durabilidad en el campo, las cuales son inevitables, pero sus compañeros están contentos con lo que han visto desde ya en los entrenamientos.“Es estupendo, es como que si nunca se hubiera ido del camerino”, dijo Clyde Simms, el mediocampista de contención quien apoyará a Gomez en el centro del campo. “En la cancha, es el mismo jugador de hace dos años. Es muy hábil con el balón y siempre está muy conciente, es increíble”. Gómez sufrió un cierre de temporada frustrante con los Rapids, ya que un cambio de entrenadores lo relegó al banquillo durante la segunda mitad de la temporada. Por eso fue digno que en su primer día de regreso al Estadio RFK, fuera recibido por un viejo amigo vistiendo en broma la camiseta No. 10 azul que había usado Gómez en Colorado. Era Ben Olsen, otro veterano que ha hecho falta en el plantel y quien espera regresar el reloj luego de un año frustrante en el que sólo vio 15 minutos de juego debido a un problema crónico de tobillo. La dedicación y el liderazgo de Olsen hicieron mucha falta y aunque el dolor en su sufrido tobillo izquierdo probablemente tendrá que ser manejado en vez de sanado, él está determinado a contribuir, ya sea en la banda derecha o en la base del mediocampo. Su enfoque dedicado hacia la próxima campaña ha marcado el paso para el equipo entero. “El año pasado no fue como lo habíamos planificado y este año creo que en vez de enfocarnos en todas las cosas que queremos hacer, debemos tomar pequeños pasos hacia la meta y merecernos el respeto que deseamos, empezando desde el primer partido ante L.A.”, dijo Olsen. “Por eso creo que estamos mostrando una mentalidad tan trabajadora ahora como equipo, para merecernos ese respeto”.La temporada pasada también destacó la necesidad de calidad y valor en ambos extremos del plantel. Enfrentados con un calendario lleno en el cual participarían en cuatro competiciones, las lesiones y el cansancio fueron los problemas más graves que afectaron a los titulares y en el último partido de temporada – un partido en el que era necesario de vencer a Columbus – Soehn se encontró con un plantel de titulares que eran casi cuatro años más jovenes que el plantel que tuvo en el primer partido de temporada unos siete meses antes. La situación causó que United no tuviera los resultados para participar en los playoffs. Pero los reservas jóvenes se desempeñaron sorprendentemente bien, aún en partidos intimidantes como los de la Liga de Campeones CONCACAF, y jugadores como Greg Janicki, Boyzzz Khumalo y Francis Doe mostraron tanta promesa que se convirtieron en jugadores necesarios para la temporada 2009. El club también premió a jugadores trabajadores como Simms, Bryan Namoff, Santino Quaranta, Marc Burch y Devon McTavish con nuevos contratos. Aunque el calendario no es tan frenético como el del año pasado, esta temporada también incluye juegos de la Liga de Campeones y la U.S. Open Cup, y el banquillo de los rojinegros indudablemente tendrá la oportunidad de ver minutos en el campo. D.C. fue significativamente más activo en el SuperDraft de este año, fichando a jugadores elogiados de la primera ronda como Rodney Wallace y Chris Pontius, como también a algunos otros novatos prometedores. “Desde un principio, siempre se quiere un equipo honesto y trabajador y definitivamente tenemos a jugadores con talento, entonces tenemos un balance – y un equipo con profundidad”, dijo Soehn. “Yo sé mejor que nadie que con todos los partidos que tenemos, vamos a necesitar un plantel con profundidad y necesitamos tener opciones para que, cuando suframos lesions, no nos afecte tanto. Eso es lo que estamos tratando de cumplir este año”. La relación entre los jugadores también ha sido un enfoque de la pretemporada. El equipo del año pasado se llevaba bastante bien, pero las diferencias culturales, económicas y de carrera eran significativos y fue difícil superarlas lo suficiente para asegurar el éxito del equipo. Ambos Soehn y el Gerente General Dave Kasper esperan que el presente equipo, con su núcleo de veteranos y sus nuevos y ambiciosos jugadores, pueda ser más tenaz, más rápido, y más enfocado que su antecedente. “Cada vez que se tiene a un grupo de jugadores con metas comunes, intereses comunes, luchando y defendiéndose el uno al otro como amigos, pasan cosas extraordinarias”, dijo Soehn. “Siempre he dicho que el camerino es un lugar en donde se ganan los campeonatos – si es que se tiene un buen camerino. Eso es algo que realmente hemos tratado este año, de asegurarnos que lo hagamos bien”. Pero persisten las dudas sobre la línea defensiva, un área frágil de United la temporada pasada. Los sudamericanos Gonzalo Peralta y Gonzalo Martínez no lograron incorporarse como defenses centrals y ambos han sido transferidos a otros equipos y han sido remplazados por novatos más poderosos. Janicki y el nuevo fichaje Dejan Jakovic, un joven canadiense recién llegado del poderoso Red Star Belgrade de Serbia, parecen ser los próximos titulares. Pero en el banquillo les espera Anthony Peters, un joven de 25 años de Louisiana cuyo tamaño impresionante (6-5, 205 lbs.) y presencia comandante podrían ser útiles en los próximos meses, mientras que el versátil McTavish se ha lucido bien como defensor central. Entonces, en lo que la línea de ataque del equipo parece tener la probabilidad de demostrar un espectáculo a la afición en el RFK, la posibilidad de victoria y éxito en los diferentes torneos dependerá nuevamente en la calidad y estabilidad de la defensa. Aunque todavía no queda claro si este nuevo plantel rojinegro podrá lucirse ante las glorias del pasado, proveerá una táctica fascinante de cualquier manera. “En D.C. United, la expectativa es de ganar campeonatos”, dijo McTavish. “Aún no sabemos que tan buenos somos, pero sabemos que tan buenos podemos ser. Y creo que como equipo tenemos los ingredients necesarios para ganar trofeos este año. Claro, dependemos un poco de la suerte, y los jugadores tienen que llegar a su potencial. Si eso pasa, pues creo que seremos un excelente equipo”.